Inserta tus palabras clave

DIVERSIDAD DE LAS PERSONAS SORDAS

DIVERSIDAD DE LAS PERSONAS SORDAS

DIVERSIDAD DE LAS PERSONAS SORDAS

Como habrás podido ver en nuestro TEST, todas las personas sordas no son iguales. Cada una tiene su carácter, personalidad, costumbres, etc., pero también hay que tener en cuenta el grado de pérdida auditiva. Cada persona sorda puede tener mayor o menor pérdida auditiva y por lo tanto, mayor o menor resto auditivo. Algunas personas pueden oír algunos sonidos y otras pueden no oír nada en absoluto. Para comprobarlo se realiza una audiometría (con un especialista) y se mide por decibelio (dB) y por frecuencia (Hz). Aquí tenéis una imagen para que se entienda mejor.

También es muy importante el momento de aparición de la pérdida auditiva (antes o después del desarrollo del lenguaje), el tipo de pérdida (oído interno, medio o externo), además del grado de las pérdidas auditivas (leves, medias, severas o profundas), que ya comentamos antes.

El audioprotesista es el técnico sanitario, formado en audiología encargado de la adaptación de los audífonos. Las pérdidas auditivas deben tratarse de manera individualizada, teniendo en cuenta las necesidades de cada persona. Por eso, el audioprotesista, elabora un estudio detallado del estado de la audición de cada paciente y le realiza las pruebas auditivas convenientes, como audiometrías, para valorar su capacidad auditiva. De esta manera, el especialista podrá disponer de la información necesaria a la hora de escoger el modelo de audífono más adecuado para cada caso en cuestión.

También está el implante coclear, que es un dispositivo electrónico de alta tecnología capaz de sustituir la estimulación electroquímica que se produce en la cóclea cuando existe una disfunción de las células ciliadas. Éste transforma las señales acústicas que recibe en señales eléctricas que estimulan directamente la primera neurona del nervio auditivo, que envía la señal al cerebro. Estos estímulos pasan a través del nervio auditivo al cerebro, que los reconoce como sonidos y entonces se tiene la sensación de “oír”.

El implante no aumenta el sonido, sino que lo recoge, lo transforma en un estímulo eléctrico y lo aplica directamente al nervio auditivo, para que el cerebro pueda procesarlo hasta darle un significado.

Los implantes cocleares se componen de dos partes: la interna y la externa. La primera está formada por una placa receptora-estimuladora y por unos electrodos que el cirujano introduce en la cóclea, en el interior del oído, mediante una intervención quirúrgica. La parte externa está compuesta principalmente por el procesador de sonido, la bobina, los micrófonos y el sistema de baterías. Ambas partes (externa e interna) se ponen en contacto por un cable y un imán.

Según las características que ya hemos explicado, para algunas personas sordas es mejor el audífono y para otras el implante coclear. Pero también hay muchas personas sordas que no utilizan ni audífono ni implante coclear.

                        AUDÍFONO                                                          IMPLANTE COCLEAR

La utilización de estas dos ayudas técnicas es muy diferente si se trata de una persona que ha nacido sorda, y por lo tanto no ha oído nunca, o si se trata de una persona que se ha quedado sorda en una edad avanzada, y tiene los sonidos en su memoria auditiva.

Basándome en mi propia experiencia como persona sorda, quiero que entendáis que ponerse un audífono o un implante coclear no significa que la persona sorda ya pueda escuchar al 100%, como una persona oyente. Esto es un error que debe evitarse por el bien de todos, tanto por la persona sorda y familiares, como para el resto de la sociedad. Se requiere una larga rehabilitación logopédica y apoyo por parte de los padres y familiares.

No se debe olvidar que un implante coclear, igual que un audífono, es solamente una ayuda protésica, y que lo único que hace es acelerar la reeducación oral de las personas sordas prelocutivas, principalmente niños. El desarrollo de estos depende también del sistema educativo que decidan los padres, pues el sistema bilingüe lengua de signos-lengua oral, que ya se desarrolla en algunos lugares de España basándose en los resultados obtenidos en otros países europeos, demuestran que el progreso de los niños es significativo.

Sin Comentarios

Escribir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.