Inserta tus palabras clave

Hoy conocemos a…

Hoy conocemos a…

Uno de nuestros nuevos alumnos en la plataforma de Sígname es Salvador, una persona que ha decidido animarse a realizar uno de nuestros cursos, el nivel A1 de LSE. Después de muchas dudas y miedo, ha decidido dar el paso y aprender. Salvador nos ha dedicado unos minutos para conocerle mejor a través de esta entrevista.

salvadorm

Sígname: Buenas tardes. Gracias por dedicarnos un rato para la entrevista. ¿Qué tal estás?

Salvador Montes: Hola, bien con ganas de empezar la aventura. Por fin voy a enfrentarme a una de las cosas pendientes que siempre he querido hacer y nunca me he atrevido, ya sea por falta de tiempo o porque no lo he necesitado.

Sígname: ¿Eres sordo?

SM: Sí, aunque no de nacimiento. De pequeño, con 3 años, me dieron un antibiótico para algo que tenía en la garganta. A partir de ahí́, fui perdiendo audición gradualmente. Tanto que a los 8 años ya escuchaba muy poco y a los 9 años me implantaron. Esto fue en 1996, desde entonces llevo un implante coclear.

Sígname: ¿Cómo influyó este suceso en tu familia? ¿Tienes algún familiar sordo?

SM: Pues la verdad es que no tengo memoria de cómo influyó, ya que, al ser pequeño, solo recuerdo evadirme de todos, es decir, en las conversaciones de gente yo me ponía a leer libros, cuando había TV, si no tenía subtítulos, pasaba de ver la TV, pero es cierto que recuerdo que mi madre siempre estaba ahí encima, con esa protección materna en la que, si algo iba mal, no era consciente de ello, me refiero tanto a nivel médico como académico.

Entre toda mi familia no hay ninguna otra persona sorda.

Sígname: ¿Cómo te comunicas con mi familia?

SM: Tengo la suerte de tener memoria auditiva y al no perder el habla por completo, no hemos necesitado ningún otro tipo de comunicación más que el habla normal.

Sígname: ¿Fuiste a un colegio específico?

SM: No, crecí entre colegios normales, aunque sí que hubo que hacer un cambio de un colegio a otro cuando me implanté, debido a que el primero no tenía logopeda para poder hacer clases semanales. La pérdida de audición llevó a la vez una pérdida del habla y había que hacer un poco de rehabilitación en ese sentido, pero también en el de escuchar sonidos y fonemas.

Sígname: ¿Cómo te fue en tu adolescencia?

SM: Puedo decir que la etapa al llegar al instituto fue como la más dura, ya que en los estudios de ESO y Bachillerato no están tan encima de los alumnos que tienen alguna necesidad especial. Por suerte salí́ del paso y luego estudié en Cádiz informática, donde sí que fueron bastante comprensibles, aunque siempre te encuentras con algún profesor al que le da igual si le sigues o no, y tiene su ritmo por mucho que te pierdas durante la explicación.

Sígname: Cuéntanos un poco más del implante.

SM: Pues, aunque muchos conocen qué es, siempre hay quien lo desconoce, así que lo contaré como si se lo explicara a alguien que no sabe qué es.

Un implante coclear es muy parecido a un audífono, solo que este está introducido más adentro del oído, mediante una cirugía. Tiene una parte interna que está conectada al oído (implante) y una parte externa (procesador), donde podemos controlar el volumen y cambiar la batería agotada.

El implante coclear podemos decir que es el siguiente nivel de un audífono, para personas a las que un audífono no le hace llegar suficiente audición.

Sígname: ¿Cuáles son las barreras más comunes a las que te enfrentas?

SM: En estos tiempos es un problema muy gordo el uso de mascarilla, ya que la lectura labial ayuda. En cuanto a mi tipo de trabajo, muchas veces tengo que atender llamadas telefónicas y muchas veces el interlocutor con el que hablo, tiene una voz muy difícil de entender, ya sea por acento o por velocidad de habla.

Sígname: ¿Conoces a personas sordas?

SM: Sí, aunque la mayoría son implantados hay gente sin implantar, con ellos es verdad que la comunicación sin LSE noto, desde mi opinión, que es un problema que tiene dos partes, por la primera está el esfuerzo que la persona sorda debe hacer para entender y hacer que la persona oyente le entienda, y por otro lado está, en mi caso, el bloqueo de una persona oyente para buscar la manera, en la que sin saber LSE, la persona sorda pueda comprender.

Sígname: Entre la gente sorda qué conoces, ¿saben LSE?

SM: Hablando de las personas con implante coclear, me atrevería a asegurar que hay pocas personas, sin embargo, sí que hay muchas personas sordas que sé que saben, pero al yo no controlar la LSE no nos comunicamos en esa lengua.

Sígname: ¿Porqué decides aprender ahora LSE?

SM: Aunque vaya a aprenderlo ahora, la verdad es que lleva en mi mente casi 6-7 años, pero por diversos motivos, principalmente porque no lo uso en mi día a día, no he dado ese paso. Entonces, gracias a las redes sociales, conocí a Araceli, y me habló del curso más a fondo, de la metodología, y ha sido como ese empujón que me ha hecho decir… ¡Vamos allá!

Mi temor es hacer el curso y luego no practicarlo, pero es otra de esas dudas que me han ayudado a resolver, y por ello, estoy muy agradecido a Sígname y con ganas de empezar el curso.

Sígname: ¿Cómo nos conociste?

SM: Pues googleando, observé que Sígname imparte esos cursos de LSE y que, además, de manera online, que en estos tiempos viene bien. Ya de ahí, contacté con Araceli para que me asesorara y el resto fue muy fácil, hasta que he decidido empezar esta semana mi andadura en la LSE.

Sígname. Estupendo Salvador. Seguro que te va a ir muy bien. Te deseamos un buen comienzo. Nos interesa mucho tu evolución en el curso, así que volveremos a llamarte para preguntarte cómo te va y tu opinión sobre el curso.

Hasta pronto.

Sin Comentarios

Escribir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.